Fecha

Noticias relevantes mesiánicas que nos indican que el Regreso de Yahshua HaMashíah es en breve 

Gif Planeta Tierra

 

sábado, 28 de diciembre de 2013

NOTICIA PROFÉTICA

El Museo de Yisra'el adquirió la moneda hebrea más

antigua

Maranatha News.- El Museo de Yisra'el ha adquirido más de 1.200 monedas persas antiguas de plata, entre ellas la moneda hebrea más antigua del mundo.

Las monedas, que datan del quinto y cuarto siglos antes de Yahshua, cuando la región estaba controlada por el Imperio Persa, constituyen "la mayor colección del mundo de las monedas de época persa". La colección incluye una serie de variedades hasta ahora desconocidas, comunicó el Museo. El principal de los artefactos raros es una dracma de plata, una moneda antigua basada en la dracma griega, la cual, en escritura aramea claramente legible, lleva la palabra Yehud o Judea.

"Es la primera moneda de la provincia de Judea", expresó el conservador jefe del museo de arqueología, Haim Gitler. La colección de monedas se remonta al período de un siglo o más después de que el Imperio Persa Aqueménida bajo Ciro II (el Grande) conquistó y anexionó el Imperio Neo -Babilónico en el año 539 antes de Yahshua. Los persas gobernaron el 
Levante hasta los próximos dos siglos, hasta que Alejandro de Macedonia irrumpió y derrocó a su imperio. La moneda de metal precioso se extendió por todo el imperio.


Judea, Samaria y Filistea, parte de la satrapía de Siria y Yahrushalayim, comenzaron a acuñar sus propias monedas poco después.

La moneda Yehud 3,58 gramos - es un poco más liviana que un shékel de hoy - fue encontrado en las colinas al suroeste de Hebrón y fue comprada en una subasta de Nueva York por el coleccionista de antigüedades Jonathan Rosen, quien donó toda la colección de monedas del período persa en marzo de 2013.

Aunque hay un puñado de otros ejemplos de monedas que llevan el nombre de Judea, Gitler explicó que el dracma de plata era una "moneda única" en su diseño, y probablemente fue acuñada en Filistea, la llanura costera que abarca las ciudades modernas de Ashdod, Ashkelon y Gaza, para su uso en la provincia de Yahrushalayim. Sólo más tarde Judea empezar a acuñar sus propias monedas.